Fen Shui en el Living: Cómo armonizar la sala de estar

octubre 5, 2017

La sala de estar es la carta de presentación de la casa frente a los demás, y una ambiente de encuentro familiar, en donde la armonía psicológica y espiritual garantizan la convivencia. Por ese motivo, la ubicación de algunos muebles, al igual que los colores que predominen establecerán una tendencia positiva.

Desde un punto de vista oriental, el reposo es una actividad Yin y la vida social es una manifestación Yang de las personas. Dentro de este esquema, la sala de estar o living pertenece al aspecto Yang.

Más allá de constituir el centro de la reunión familiar, este espacio es por excelencia el sitio para recibir las visitas de personas que no habiten en la vivienda, bien sea por motivos sociales o también relacionados con negocios.

En la antigüedad, todo monarca debía tener un buen salón, donde podía recibir extranjeros, presidir una fiesta o discutir asuntos de política con sus ministros, por lo que este ambiente debía de reunir las características necesarias de múltiples usos, guardando su jerarquía. Estos conceptos, aunque adaptados a occidente, siguen siendo válidos para la vida moderna.

La circulación de energía en el living

En la tradición del Feng Shui, si la puerta del frente de la casa y la puerta de atrás están alineadas y sin obstáculos entre ellas, se considera de mal augurio, pues nada de lo que entre en esa casa permanecerá allí: saldrá por la puerta trasera. Esta situación puede evitarse colocando en el living un biombo o una gran planta que interrumpa la comunicación entre ambas puertas de la vivienda. Por otra parte, muchos especialistas recomiendan no ubicar sillas ni sentarse en medio de esa corriente energética creada por la entrada y la salida.

La mejor ubicación para sentarse y sentirse en armonía

Lo más importante es tener una buena protección (como por ejemplo una pared) a nuestra espalda, además del control visual de la entrada de la sala.

Si el sillón no esta próximo a una pared, se puede colocar detrás de él una pequeña mesa con objetos de decoración pesados.

El sillón tampoco tendría que estar al lado de una puerta, ya que recibiríamos la llamada “agresión lateral”. Los flancos siempre deben estar bien protegidos.

Además, bajo ninguna circunstancia debería enfocar su respaldo a la puerta del living, si no estaríamos dejando nuestra espalda indefensa frente a cualquier perturbación y sobresalto.

Colores que generan “buena onda”

Algunos expertos sugieren sencillamente que, estando la sala de estar en sintonía con la energía Yang, los colores más favorables serían los excitantes, como los rojos y amarillos, dejando azules y verdes a las habitaciones de descanso y estudio. Los aspectos Yin y Yang también pueden trabajarse con luces y sombras, objetos decorativos muy claros y otros muy oscuros, creando hermosos contrastes.

Los colores excitantes, como los rojos y amarillos, son los más adecuados para este ambiente por estar en sintonía con la energía Yang.